Guarda de mi hermano

Guarda de mi hermano

 Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y [ Caín ] respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?  Génesis 4:9

Muchos recordamos a un popular cantante entonando la canción: “No es pesado; es mi hermano,” en la década de los ochenta, pero el dicho se originó en 1924. Se cuenta de un muchacho que llevaba a su hermano menor cargado a la espalda mientras caminaba por una carretera. Alguien que pasaba en coche se detuvo y les preguntó si querían que los llevara. El mayor respondió: “No es pesado, es mi hermano.” Aquellos muchachos indigentes estaban tratando de llegar a la Ciudad de Muchachos en Omaha, Nebraska. Conforme el episodio llegó a conocerse, la frase a la larga fue adoptada como el lema de la Ciudad de Muchachos, que todavía asiste a niños y familias hoy. A diferencia de Caín en la Biblia, este joven muchacho de buena gana asumió la responsabilidad por su hermano.

Después de que Caín asesinó a su hermano Abel, Dios le preguntó a Caín donde estaba Abel. Caín negó saber dónde estaba Abel, y dijo: “¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?” El punto de Caín fue este: “No es mi tarea cuidar a Abel; él puede cuidarse por sí solo.” Su actitud fue cruel, egocéntrica y de engaño. La verdad es que somos responsables por nuestro “hermano”; Dios espera que nos cuidemos unos a otros y que llevemos los unos las cargas de los otros.

¿Hay alguien que usted conoce y que necesita un “hermano” para ayudarle en el camino? Haga lo que sea que pueda para cuidar a estos “hermanos” y hermanas necesitados, porque la bondad siempre es lo que verdaderamente revela la grandeza de una persona.

 

A %d blogueros les gusta esto: